Evaluación formativa

Evaluación formativa o de trayecto

La evaluación formativa, de seguimiento, proactiva o procesual (assessment, en los países anglosajones) es la evaluación de los alumnos mientras se desenvuelve la enseñanza, y permite al docente modificar “estrategias didácticas con presentación de alternativas“[1]. Dicho de otra manera, su operatividad es retroactiva; hay feed back. Su sentido principal “es determinar el nivel de un aprendizaje preciso (…) [y] ayudar al profesor y al discípulo (…) para orientarse hacia el logro de un nivel final”[2]. T. Lawson manifiesta que “el propósito más claro de la evaluación formativa es el de proporcionar datos descriptivos (…) que permitan incrementar el nivel de racionalidad en las decisiones a tomar”, por eso se llama asimismo, reguladora. En otras palabras, es oportuna para advertir si se pueden retirar los andamios (idea de Jerome Bruner) o si hay que mantenerlos: es como una actualización del diagnóstico.

El que formuló la idea por primera vez fue el Dr. Michael Scriven a fin de la década del ’60. La evaluación en su dimensión formativa actúa como

“elemento de ajuste a lo largo del proceso de aprendizaje, (…) como una reflexión crítica, (…) proporcionando una serie de informaciones que permitan la retroalimentación del proceso (…) para que el profesor pueda reorientar su práctica educativa”.

Consejería de Educación. España: Diseño curricular base.

Es “una evaluación entendida como:

  • investigación sobre el desarrollo de los procesos de enseñanza y aprendizaje,
  • reflexión crítica sobre la aplicación práctica (…) de teorías educativas (…),
  • elemento de regulación (…) del (…) modelo didáctico.

(…) La finalidad de la evaluación formativa es proporcionar información sobre el proceso de enseñanza y aprendizaje para mejorarlo. Así, la evaluación formativa debe ser:

  • continua: interesa observar la evolución del proceso (…). Empieza al comienzo del propio proceso educativo (…).
  • democrática: los criterios de evaluación han de ser explicados y negociados entre quienes protagonizan la vida del aula (…).

Los alumnos han de saber qué están aprendiendo y por qué, así como los criterios que van a permitir valorar su aprendizaje para orientarlo”.

Proyecto curricular de Educación.

Generalitat Valenciana.

Consiste, simplemente en las actividades

“que dan información que puede ser utilizada para revisar y modificar las actividades de enseñanza (…). Desde el punto de vista cognitivista, la evaluación formativa se centra en la comprensión del funcionamiento cognitivo del estudiante frente a las tareas que se le proponen. La información que se busca se refiere a las representaciones mentales del alumnado y a las estrategias que utiliza para llegar a un resultado determinado, es decir, la finalidad es llegar a comprender por qué un alumno no entiende un concepto o no sabe hacer una determinada tarea”.

Neus Sanmartí entiende que la evaluación formativa es la más importante para los resultados del aprendizaje ya que

“la calidad de un proceso de enseñanza depende en buena parte de si se consigue ayudar a los alumnos a superar obstáculos en espacios de tiempo cercanos al momento en que se detectan (…). Es mucho más importante prever que curar. Es decir, (…) dedicar tiempo a identificar y regular las dificultades del alumnado antes de la evaluación final es mucho más rentable para el refuerzo de la autoestima del alumnado y para el aprendizaje, que hacerlo a posteriori (…). Para prevenir el fracaso de los que aprenden es necesario evaluar muy bien con finalidades formativas (…). Hay que evitar que a un pequeño error se le van sumando otros muchos y que todos juntos se conviertan en un obstáculo insuperable. Cada dificultad se debe abordar por separado, poco a poco”.

10 ideas clave. Evaluar para aprender. Barcelona: Graó, 2007 [3] .

Reproducimos un cuadro del libro N. Sanmartí, a modo de ayuda para nuestra tarea en el aula:

¿QUÉ ES IMPORTANTE EVALUAR-REGULAR MIENTRAS SE APRENDE?

Con frecuencia, el aspecto formativo de la evaluación suele confundirse con tomar una prueba tras otra.

Lic. Elena Luchetti


[1] Rosales, Carlos: Evaluar es reflexionar sobre la enseñanza. España. Narcea, 2014.
[2] Bloom, B.: Evaluación del aprendizaje. B. Aires. Troquel, 1999.
[3] Introducción y Glosario sin cargo, solo registrándose en https://www.grao.com/es/producto/10-ideas-clave-evaluar-para-aprender-ic001
X